jueves, 22 de noviembre de 2007

Elizabeth



Acabo de llegar del cine de ver una película que, en un principio gracias a la publicidad, tenía muy buena pinta pero que en realidad me ha dejado con un gusto a pesadez... casi mórbida. Se trata de Elizabeth y que hablan sobre la batalla anglo-española de 1588 donde fue enviada la famosa Armada Invencible por parte de Felipe II.

Tenían razón los que me avisaron que la película trata más sobre la soberana reina de Inglaterra -con su hermana, reina legítima, apresada. -, que sobre lo que supuso la guerra en sí. Al salir del cine tenía algo en la cabeza que no me cuadraba. He intentado recordar con Covi las legendarias clases de historia que impartía el más aburrido de mis profesores y había ese algo que desentonaba con lo que hemos acabado de ver. Se trata de cómo han planteado la historia los escritores de la película.

Al llegar a casa he buscado información sobre esa guerra. Pero no el tipo de información que pueda darte un libro de enseñanza española en el que se pueda "barrer" para casa, como también deben hacer los libros de historia ingleses. Sino que lo he buscado por el método más global que existe en este momento: Wikipedia, la enciclopedia virtual y mundial. Ahí te explican algunas cosas que en la película no comentan. Tergiversan algunos datos tales como atribuir la hazaña inglesa homologándola con lo ocurrido en la batalla de las Termópilas con los espartanos, cuando realmente ellos superaban con creces el número de soldados y navíos y aún así no lograron derrotar a los españoles. La causa del abandono y de las pérdidas por parte de la corona española son más atribuibles al temporal que a los hooligans de aquella época. Pero en fin...

Si alguien tiene ganas de pasar un rato en el que atiborrarse a palomitas que vaya a verla.

Seguro que alguno dirá por ahí: -"Sí, bueno... si la armada invencible fue vencida, ¿cómo quieren que la selección española, que siempre es la favorita, gane?"

2 comentarios:

niobiña dijo...

Yo la fui a ver el sábado pasado. La verdad es que no tenía intención de ver la película, pero al final me convencieron para hacerlo y bueno, no lo pasé tan mal...

A Elisabeth se le subían los humos demasiado enseguida y se lo tenía muy creído, pero bueno, era la reina en aquella época (porque tenía apresada a María Estiardo) y su palabra era la ley...

Me flipó un poco la venada en plan Juana de Arco, cuando se puso la peluca pelirroja y se montó en el caballo... jejejej...

Besitos miniño, que al final siempre te dejo aquí una mini-biblia.

Indi dijo...

Pues me acabas de ahorrar 11 €, porque si ya tenía pocas ganas, ahora no voy. La dejo para el limbo del video club, que ahí estará calentita ;).

No sé que dirán en la peli, pero desde luego si no se hubiese muerto Álbaro de Bazán, el super almirante que la comandaba, otro gallo les hubiese cantado a los Ingleses. Colocáron al frente de la Armada al Duque de Medina Sidonia, enchufado de Felipe II, que no tenía ni idea de como manejar semejante flota...y pasó lo que pasó.

En la guerra, como en muchas otras cosas de la vida, a veces no son los medios, son los hombres los que deciden. Sino que se lo pregunten a Alejandro Magno, o a Cesar que con la tercera parte de tropas, con las que contaban sus enemigos, se los pasaron uno trás otro por el arco del triunfo.
Se llama estrategia, la historia demuestra que si no hay buenos líderes ya puedes amontonar barcos que se van por el desagüe.

Un besazo