viernes, 28 de marzo de 2008

De 4'5kg!!!

Hoy me han llegado las fotos que nos hicieron en el obrador donde trabajo. Las pasadas navidades fueron duras, laboralmente hablando, pero no nos dejaron mal gusto; ni mucho menos.
Mis compañeros -fantásicos como personas y muy, pero que muy profesionales en este oficio -, son los pilares que aguantan la empresa y soportan tanto buenos como malos momentos.
Mejorando lo posible, si cabe, el desarrollo de un postre -puede llamarse del modo que cada uno crea conveniente -, tan gratificante cuando el resultado es óptimo como cuando lo probamos para dar nuestro peculiar visto y bueno. Se trata del Panettone, postre por excelencia italiano que se come (o degusta) por esas fechas. El "Jefe" estuvo en Italia para profundizar el savoir-faire del producto y para traer consigo una porción de masa madre, y retoques de la receta; desde el obrador de un maestro italiano llamado Carlo Bolzani. Éste pastelero nos envió uno de los Panettone que hizo, por correo (valga la locura de estos italianos). Como el anunciado del post dice: pesaba 4'5kg. y digo "pesaba" porque está más que digerido, ya.
Esta noche hacemos la cena de despedida de Martín. El encargado de la zona de salado del obrador. Después de algunos años cortando, limpiando y, sobre todo, creando exquisiteces (delicatessen, queda más "fisno"), nos abandona para irse a su tierra de origen: Viilanueva de la Serena, Badajoz.
Espero que allí esté tan a gusto como lo estuvo aquí.
Te echaremos de menos, campeón!

Espero que os gusten las fotos que aquí os dejo.
Saludos!



2 comentarios:

Jara dijo...

Buena cena, pasadlo bien y cuidado con el postre :P


hoy te dejo un abrazo que hace mucho ya

Indi dijo...

No me gusta especialmente el Panettone, pero por navidad siempre toca probarlo. Todos tenemos amigos mafiosos que es sí o sí ;).
Estás muy guapo ;9 por cierto que veo un brazalete en tu muñeca. No me había fijado nunca, mola.
Es una gozada trabajar en pastelería/panadería. No se si disfruta más el que se lo come o quien lo hace.

Un besazo.