lunes, 7 de abril de 2008

Kko Mntal...:S


Pues sí.


Tengo un cacao mental ahora mismo con lo que estoy escribiendo que bien me temo que, al final, lo voy a mandar todo a tomar por el culo. No soy tan constante a la hora de escribir. Empiezo una historia que crece y crece –tanto en el Word como en mi cabeza -, y cuando llevo unas cuantas páginas, pasados unos días, continúo con otra de las historias que, pasados unos días, dejo y continúo con otra, y así voy.

La cosa es que cuando más a gusto estoy escribiendo una historia, y la llevo bien avanzada, se me ocurre otra idea (en el tren, en el curro,...) y empiezo a darle forma sin querer. Luego, cuando llego a casa y me siento delante del ordenador, escribo unos párrafos sobre esa nueva idea, y esos párrafos van creciendo y cogiendo forma y… argh…

Tengo a medias la historia de Chowarit el guerrero a la que me falta un buen introito y continuarla desde donde la dejé, que son más capítulos de los que he publicado en el blog. Tengo otra, que también está a medias, del palo policíaca; una de misterio de la que llevo escritas unas 70 páginas; una fantástica que me ha llegado hace poco la primera parte impresa, faltan las otras dos; y, para terminar –aunque tengo más que no voy a mencionar -, estoy acabando un conjunto de relatos (no sé cómo calificarlos, pongamos que del palo “The Twilight Zone”), que giran todos en torno a un mismo eje como escenario.

Quizá parezca una locura pero las voy avanzando en paralelo. Lo malo es que, al final, como me agobie, las mande todas a tomar por el culo, como hice ya una vez con todo lo que tenía escrito. En fin…

Pecho y p’adelante.

Que tengáis buen lunes.

2 comentarios:

Indi dijo...

Los carros de pensamientos se vuelven trenes de mercancías si no sabes pararlos a tiempo. Es probable que te sientas arrollado, aunque consuélate, la dispersión es el mal de los escritores.
La única cosa que puedo aportarte proviene de mi experiencia personal: DISCIPLINA.
Cuando se me ocurre una buena historia la esbozo, hago una "escaleta", una sinopsis y la guardo.
Pasa como cuando te pones a régimen, que basta que tengas voluntad de no comer para que el resto del mundo se empeñe en invitarte a barbacoas.
Disciplina.

Por otra parte...cuando llegue "la historia" se acabó el resto. Incluido el resto del mundo, que también se acaba. Te concume y te llena la cabeza de tal manera que no puedes pensar en otra cosa.

Dese ser como el amor verdadero ;) las épocas de "picos pardos" también son agradables. Aprovécha la racha creativa, pero no dejes que el monstruo de la dispersión se coma la cosecha.

Disciplina y congelador para las buenas ideas. Hay tiempo para todo.

besosss

Indi dijo...

Vaya por Dios, lamento mucho lo de tu primo. La muerte es una constante que a veces no se explica, sobre todo cuando recae sobre gente querida y preparada. Tambien lamento mi sentido de la "oportunidad" en el comentario.

Respecto a lo que preguntas...
Una Sinopsis es un texto corto de no más de 15 líneas en el que se resumen las vías argumentales de una historia. No es un resumen ¿eh? de 10 a 15 líneas, eso es sinopsis.
Por ejemplo, la sinopsis de "Caperucita Roja" sería:

"Una niña va ver a su abuela que vive en una casita en el bosque. De camino se encuentra con un lobo que quiere comérsela. La niña se zafa del primer ataque. El lobo la sigue hasta la casa de la abuela. Se come a la abuela y a la niña. Un cazador que pasaba por allí, las salva y mata al lobo".

Como verás no hay detalles. Se trata de un esbozo del argumento sin entrar en pormenores, para eso está "la escaleta".
La escaleta se puede hacer de mil maneras. Una de personajes, una de escenas (es la que me gusta más)e incluso si tienes ganas puedes hacer una escaleta de la obra entera.
Sigamos con Caperucita.

Escaleta de personajes:

-La niña: Tiene 10 años, viste de rojo, lleva una caperuza roja que le cubre la cabeza. Tiene el pelo largo y negro, lo lleva recogido en forma de trenza. Del brazo derecho lleva colgada una cesta de mimbre con tapadera. Camina dando saltitos, canturrea mientras anda por el bosque.

Caperucita quiere a su abuela, ama a los animales del bosque, es traviesa y desobediente.
Representa la inocencia, la candidez y la pureza. Es la heroina.

-La abuelita: Tiene 80 años, el pelo blanco anudado en forma de topo. Es corta de vista, muy corta de vista por eso usa gafas, anda algo encorvada. Es una mujer oronda y de aspecto afable. Lleva puesto un vestido con diminutos cuadritos blancos y grises, en forma de bata, que la cubre hasta los pies. Sobre el vestido un delantál negro.

La abuelita quiere profundamente a su nieta. Le gusta mucho la miel.
Representa la trampa, el amor ciego que significará la caida de la heroina.

-El Lobo: El lobo habla y piensa, anda a dos patas y su pelaje es completamente negro. Tiene los ojos amarillos, las orejas puntiagudas, un enorme hocico y los dientes muy grandes.
Se alimenta de niñas incautas.

El lobo se considera el amo del bosque, sale a los caminos para controlar el tráfico de turistas y está obsesionado en comerse a Caperucita. No desistirá hasta lograrlo.
Representa el mal, la muerte, la mentira.

-El Cazador: Es un hombre de mediana edad, fuerte y audaz. Lleva puesta una camisa azul, unos pantalones vaqueros, botas de montaña, un chaleco marrón con muchos bolsillos y carga al hombro su escopeta.

El cazador es un personaje resolutivo, no es el héroe porque no tiene que ver con la historia, pero como aliado de la verdad y del bien, rescatará de la muerte a las protagonistas.
´
En las escaletas de personajes hay que hacer una descripción detallada del aspecto físico y psicológico. Puedes enrrrrrollarte todo lo que te de la gana. Son lo que en rol llamamos "fichas de personaje" a partir de 100 premisas se elaboran los perfiles psicológicos y físicos, el pasado, presente y futuro, las motivaciones, las taras y los pros de cada uno de ellos.

De todas formas hay grandes estructuras, que rigen la creación literaria al margen de las menudencias de los personajes. Me refiero a los planos: literario, simbólicos... y luego están los argumentos, las subtramas, las historias troncales, el plano temporal, la voz del narrador...

jajaja no quiero agobiarte, pero vaya que hay cosas básicas, al menos para mi, sin las que no sería capaz de emprender una historia larga. Otras las dejo de lado, no porque crea que no son importantes, ojo, es porque mi "metodo" es algo más anárquico.

Lo que yo hago, por si te interesa, antes de empezar una historia, cuando tengo el germen de la idea (y ya ha macerado en el cerebro digamos...unos dos meses, nunca menos) es en primer lugar escribir la sinopsis.
Luego sitúo la acción (antes de saber nada de los personajes)decido en que época discurre, la situo geográfica y temporalmente. Le otorgo el narrador. Es super importante este punto.

No es lo mismo un omnisciente (Relato de Wunder) que una primera (Calibos) que una segunda (Nikki Six). Pongo ejemplos propios porque estoy de promoción jajajaja.
Creo que el narrador lo cambia todo, para mi es fundamental.

Puedes probar, con alguna de tus historias. Desglóbala, descomponla, sométela al laboratorio, analízala en plan CSI y si supera todas las pruebas seguro que montarla de nuevo te será mucho más fácil. Además no te sobrarán piezas ;).

Para el que crea que escribir es un ejercicio espontáneo de creatividad sin pautas y que a Claudia Shifer la descubrió un productor en el pasillo de congelados del supermercado de su barrio...todo esto sonará a chino.
Pero es lo que hay.

En mayor o menor medida todos los escritores lo hacen. Para aprender estos "gobiernos" de la letra solo hay que hacer una cosa: estudiar y escuchar a los que llevan en esto más años que el sol.
Que es lo que yo hago siempre, desde siempre y para siempre.

Por eso, a veces, una buena idea se va a la papelera, porque no se sostiene, porque no pasa ni la primera prueba del algodón.

Te diré que "Los Sembradores de Vientos" partió de una sola idea. Un día me levanté y dije: quiero escribir algo sobre un ladrón y una escalera.

O "Don Agustín" que ninguno habeis leido porque no es terror...Don Agustín partió de esta otra: quiero escribir algo sobre un hombre que anda muy muy despacito.
Don Agustín acabó sobre la mesa del café Gijón, como finalista del premio Max Aub.

Quiero decir con esto que, al menos a mi, las ideas me llueven a raudales pero les hago pagar la bula de Santa Rita hasta que las doy por buenas. Tengo una carpeta titulada "En ello estamos" son sinopsis, escaletas, ideas sueltas.
Es mi despensa, por si acaso un día hay sequía.

Seguimos hablando. Un besazzzzzzooooooooooo