lunes, 19 de enero de 2009

A lonely writer

Hoy he tenido un día de perros en el trabajo. Un día de esos en que no me apetece más que encerrarme en casa, sentarme frente al aparato y no dejar de escribir lo que sea; pero escribir, y desatorar la mente. Aunque uno de los compañeros del curro me ha alegrado parte del día. Me ha devuelto la copia que pedí a Lulu de la primera parte de la Bahía de los Condenados. Jaume (el compañero), ha estado todos estos días comentándome cosas sobre el libro, según lo iba leyendo. Hoy me lo ha devuelto con una simple amenaza: –continúa escribiendo, cabrón. ¡No me puedes dejar así!–. Suerte para mí que ya empecé la segunda parte… La verdad es que complace escuchar comentarios de ese tipo; por muy brusco que lo hagan sonar.


“Con el tiempo y una caña”, dijo alguien en algún lugar. En mi caso sería “con el tiempo y unas cañas” (aquí mejor, son copas de Voll-Damm). Así que iré avanzándola cuando el tiempo me lo vaya permitiendo. En Cuentacuentos nos han propuesto definir el 2008 con una sola palabra. La mía: Atareado. Creo que explica con toda la brevedad posible mi día a día. El Pep, otro de los compañeros de trabajo, me comenta cada día de ir a tocar a su casa. Los dos somos guitarristas y nos gustan estilos similares. Pero cada día debo decirle que “ja veurem”; que de poco tiempo dispongo para que encima hagamos proyectos de grupo nuevo. Me sabe muy mal tener que darle largas (a veces sí hemos quedado para tocar, para pasar una tarde divertida); pero él no entiende que no paro, y que no puedo ir sumándole cosas a mis 24h. He aquí una foto para corroborar la prueba:



Fuera llueve (guiño a Brian), y las ganas de salir van menguando lentamente. Quizá apague el aparato en unas horas y me deje caer por el Racó. Allí todo cambia. Una vez cruzas la puerta, se queda en ella todo lo malo ocurrido durante el día. Es como el Cementerio de los Libros, versión Viejo Conocidos.


Mientras espero, fumando el inacabable cigarrillo de mi vida, me voy a ir despidiendo de todos vosotros.


I never walk alone (I will walk with you!)

1 comentario:

Brian Edward Hyde dijo...

Guiño al canto, gracias, aquí también llueve y me encanta.