viernes, 23 de enero de 2009

Por fin el título!!!

Ayer me di cuenta de cómo se puede llegar a trastornar un asunto entre tres personas, por culpa de una cuarta. No. Ne me refiero a un “ménage à trois” con nueva inquilina. Hago referencia al tema del título de pastelería que debían entregarme, y que no hicieron por culpa de una mala gestión, inepta.


Finalmente, y habiendo hablado con mi relacionado directo, se pudo aclarar la deuda mal gestionada por parte de una secretaria alocada; y que, según ella, aún me quedaban dos recibos pendientes, estando éstos pagados cuando tocaba.


Eso ocurrió al final de la clase, cuando ya habíamos recogido y mientras planteaba a mi profesor –y amigo–, dejar la escuela por culpa de la controversia. De ninguna manera, me dijo. Entre nosotros hay una buena amistad y un profundo respeto profesional; ya que soy el único pastelero de oficio que hay entre el resto. Los demás vienen desde los fogones de las cocinas. Antes de todo esto, estuvimos trabajando con chocolates, caramelos líquidos, trufas, semi-fredos y decoraciones; realizando uno de los postres más deliciosos del restaurante Hofmann.


En este curso, nos hemos reunido los resquicios del que fue mi grupo del año pasado, con el resquicio que ha quedado del otro grupo, también del otro año. Somos unas doce personas bastante bien avenidas. Hay de todo tipo. Conocí a Arin, un chico de Donosti que hace unos cinco o seis años que vive en Barcelona. Entablé también amistad con una chica –de la cual aún no conozco el nombre–, que tiene el atrevimiento de venir cada jueves desde Palencia (sí, sí… desde Palencia, con P de Palencia). Es un grupo muy divertido. Creo que haremos buenas migas, valga la redundancia del oficio, como las hice con la mayoría de mi grupo pasado.


Aquí dejo una foto con una compañera sensacional de Ponts (Lleida). La única fotografía que tengo estando en el obrador de Mey Hofmann.


Que os aproveche… lo que sea!!!

No hay comentarios: